La piel es una sofisticada estructura multitarea que realiza multitud de roles esenciales para nuestro bienestar general. El papel más importante que juega es el de barrera protectora entre nuestro cuerpo y el mundo exterior, siendo el pH de la piel uno de sus mecanismos de protección clave. El pH de nuestra piel está en constante peligro debido a diversos agentes agresivos externos como la contaminación, los cambios de temperatura y los productos químicos agresivos. Proteger la piel con productos de calidad superior ayuda a mantener su valor de pH óptimo, de manera que pueda realizar su papel vital, protegernos.

¿Qué es el pH de la piel?

El valor de pH óptimo de la piel en la mayor parte de la cara y el cuerpo oscila entre 4,7 y 5,75. Un pH de 7, el del agua pura, es calificado como neutro. Cualquier valor inferior recibiría la categoría de ácido y si fuera superior nos referiríamos a él como alcalino, de manera que el pH natural de la piel podría ser considerado como ácido. Este pH ligeramente ácido es consecuencia del manto ácido, la parte acuosa de la película hidrolipídica que protege las capas externas de nuestra piel. Para más información, consulte: la estructura de la piel. El pH de la piel varía ligeramente según el género, hombre o mujer, y con lugar del cuerpo en el que se encuentre. También fluctúa dependiendo de las diferentes etapas de la vida.

¿Por qué es importante el pH de la piel?

El pH de la piel juega un papel importante en el estado de la piel. El manto ácido es clave para la creación de la barrera protectora de ésta, neutraliza los agentes agresivos de base alcalina (como los humectantes fuertes), inhibe el crecimiento de las bacterias y restaura y mantiene el entorno ácido óptimo para que pueda prosperar la flora natural de la piel. Si el pH de la piel sube hasta valores alcalinos, su equilibrio natural se ve alterado. No se pueden sintetizar lípidos esenciales de la epidermis y la piel pierde agua y se deshidrata. En este estado, la capa externa de la piel, o epidermis, no puede funcionar como barrera protectora. Cuando la función de barrera dérmica está comprometida, puede desecarse, volverse sensible o hipersensible. Es susceptible a infecciones, enfermedades como la dermatitis atópica y la rosácea, y su capacidad para proteger el cuerpo se ve comprometida.

¿Qué factores pueden afectar al pH de la piel?

Los factores externos que afectan negativamente a la piel son, lo cambios de temperatura y humedad, los cosméticos alcalinos, la excesiva frecuencia de lavados y determinados productos químicos de pH alcalino. Determinados medicamentos afectan muy negativamente al estado de la piel, los más importantes son los fármacos empleados en quimioterapia, los diuréticos y los antibióticos.